lunes, 18 de agosto de 2008

LOS ÁNGELES DE MIS HIJOS



Jesús, Rocío Y Cristina:
Mis retoños preciosos que Dios me ha dado y le doy gracias.
Les pido a sus Ángeles, qué los libren de muertes súbitas y catastróficas.
Les inspiren una buena confesión de sus pecados.
Los encaminen en la Fe de Cristo redentor nuestro.
No los abandonen en el lecho de muerte, para librar la batalla del maligno, y entregarlos a Dios cumpliendo su Santa obediencia.

Una madre preocupada por la salvación de sus hijos.


Mercedes Ramos.

Ruega por ellos Santísima Virgen del Carmen.

viernes, 8 de agosto de 2008

ANGÉL DE MI GUARDA DULCE COMPAÑIA

ÁNGELES DE DIOS

domingo, 3 de agosto de 2008

LOS ÁNGELES EN EL CATECISMO DE LA IGLESIA CATOLICA


332. "Desde la creación y a lo largo de toda la historia de la salvación, los encontramos, anunciando de lejos o de cerca, esa salvación y sirviendo al designio divino de su realización: cierran el paraíso terrenal protegen a Lot, salvan a Agar y a su hijo, detienen la mano de Abraham, la ley es comunicada por su ministerio [cf. Hch 7,53 .], conducen el pueblo de Dios, anuncian nacimientos y vocaciones, asisten a los profetas, por no citar más que algunos ejemplos. Finalmente, el ángel Gabriel anuncia el nacimiento del Precursor y el de Jesús."




"San Agustín dice respecto a ellos:

["El nombre de ángel indica su oficio, no su naturaleza. Si preguntas por su naturaleza, te diré que es un espíritu; si preguntas por lo que hace, te diré que es un ángel"]. Con todo su ser, los ángeles son servidores y mensajeros de Dios. Porque contemplan "constantemente el rostro de mi Padre que está en los cielos" [Mt 18,10 .], son "agentes de sus órdenes, atentos a la voz de su palabra" [Sal 103,20 .]."



336. "Desde la infancia a la muerte, la vida humana está rodeada de su custodia y de su intercesión. "Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida". Desde esta tierra, la vida cristiana participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios."



ESCUCHEMOS EN NUESTRO INTERIOR LA VOZ DIVINA



He aquí que yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te guarde en el camino y te conduzca al lugar que te tengo preparado. Pórtate bien en su presencia y escucha su voz; no le seas rebelde, que no perdonará vuestras transgresiones, pues en él está mi Nombre. Si escuchas atentamente su voz y haces todo lo que yo diga, tus enemigos serán mis enemigos y tus adversarios mis adversarios.
Éxodo 23, 20-22

Ángeles del Señor, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.
Daniel 3, 58

sábado, 2 de agosto de 2008

SANTA MARÍA DE LA REDONDA REINA DE LOS ANGELES





Exulten los coros celestiales tu grandeza Señor, que premias la obediencia de tus hijos. No quieres siervos sino amigos, no quieres holocaustos sino entregas voluntarias del alma. Cuán grandes son tus obras y tu sabiduría, porque nos diste como maestra a tu misma Madre, la Virgen María. Permítenos caminar junto a ti y aprender cada día más de las cosas de tu Padre, el único que vive y reina por la eternidad. Acompaña en este día y siempre a tus hijos que ven en la naturaleza tu grandeza y poder. Protégelos de cualquier desastre o emergencia. Inspira a tus ángeles Madre, nuestra protección Amén.





viernes, 1 de agosto de 2008

DEVOCIÓN AL SANTO ANGEL DE LA GUARDA




(San Juan Berchmans)
Ángel Santo, amado de Dios, que después de haberme tomado, por disposición divina, bajo tu bienaventurada guarda, jamás cesas de defenderme, de iluminarme y de dirigirme:

yo te venero como a protector, te amo como a custodio; me someto a tu dirección y me entrego todo a ti, para ser gobernado por ti.

Te ruego, por lo tanto, y por amor a Jesucristo te suplico, que cuando sea ingrato para ti y obstinadamente sordo a tus inspiraciones, no quieras, a pesar de esto, abandonarme; antes al contrario, ponme pronto en el recto camino.

si me he desviado de él; enséñame, si soy ignorante; levántame, si he caído; sosténme, si estoy en peligro y condúceme al cielo para poseer en él una felicidad eterna. Amén.


HIMNO DE LAUDES AL SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA



Ángel santo de la guarda, compañero de mi vida, tú que nunca me abandonas, ni de noche ni de día.



Aunque espíritu invisible, se que te hallas a mi lado, escuchas mis oraciones y cuenta todos mis pasos.




En las sombras de la noche, me defiendes del demonio, tendiendo sobre mi pecho tus alas de nácar y oro.




Ángel de Dios, que yo escuche tu mensaje y que lo siga, que vaya siempre contigo hacia Dios, que me lo envía.



Testigo de lo invisible, presencia del cielo amiga, gracias por tu fiel custodia, gracias por tu compañía.



En presencia de los Ángeles, suba al cielo nuestro canto: gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo. Amén.