sábado, 5 de noviembre de 2011

ÁNGEL CUSTODIO, HERMANO ESPIRITUAL.


Padre bueno y misericordioso gracias porque no te contentas
con darme todo Tu Amor para facilitarme el paso por la Tierra


sino que, por Tu Divina Bondad, me das a un Ángel
para que sea mi compañero, auxilio, custodio, protector,
y personal mensajero ante Tu Trono Sacrosanto.

Ángel Custodio, hermano espiritual,
has permanecido en silencio mirándome y doliéndote
por mis constantes errores.

Sé que cuando ya nadie me pueda acompañar,
tú serás quien me lleve a la presencia del Padre.

Hoy te invoco, plenamente consciente de Tu permanencia
junto a mí, de Tu fidelidad a la cual yo he sido indiferente.

Hermano mío espiritual, hoy te llamo
y te pido con plena conciencia que continúes a mi lado,
siendo esa voz que no permita que me aparte del camino recto.

! Oh Santo Ángel Custodio! te reconozco como obra del
Plan Salvífico de Dios, y me confío a Tu guía.

Padre bueno y Misericordioso, gracias por darme
este hermano espiritual al que recibo con amor;
y sabiendo que es, no sólo Tu reflejo, sino Tu mismo Amor,
te suplico humildemente que me concedas amarte, como Él te ama.

Amén.